Iglesia Bautista Reformada del Pacto de Gracia

Preguntas

Sección de preguntas

¿A quien alcanza la muerte de Cristo?

L​as Escrituras describen lo que Cristo Jesús hizo por medio de su muerte como “La redención eterna”. (Esto significa nuestra liberación eterna del pecado, de la muerte y del infierno.) Ahora bien, si esta bendición fue comprada para todos los hombres, entonces todos los hombres la tienen automáticamente o está a su disposición bajo ciertas condiciones. Por nuestra experiencia podemos ver que no es cierto que todos los hombres tengan la redención eterna. Entonces ¿Está disponible esta redención bajo ciertas condiciones?

​TRES ARGUMENTOS BÍBLICOS BASADOS EN LA DESCRIPCIÓN BÍBLICA DE LA SALVACIÓN

Argumento 1

 Pregunto ¿Cumplió Cristo estas condiciones en nuestro favor o depende la satisfacción de estas condiciones de nuestro cumplimiento respecto a otras? La primera de estas posibilidades, que Cristo cumple las condiciones necesarias para conceder la redención eterna significaría que todos los hombres tienen esa redención, circunstancia que no concuerda con la realidad que observamos en el mundo. Tenemos que decir entonces que si Cristo no cumple estas condiciones para que todos los hombres tengan la redención, entonces tiene que cumplirlas a favor de los que cumplen otras condiciones. En tal caso damos vuelta en un círculo, haciendo que las condiciones cumplidas por Cristo en la redención, dependan del cumplimiento de otras y así sucesivamente. Estos argumentos muestran cuan irrazonable es suponer que Cristo murió para obtener la redención eterna de todos los hombres. Si hubiera algunos que siguen insistiendo en que la redención eterna está disponible bajo ciertas condiciones, entonces no cabe duda de que todos debieran ser notificados. Pero esta notificación no les es concedida a todos.  Además, si obtener la redención eterna depende de que los hombres cumplan ciertas condiciones, entonces tienen la capacidad de cumplirlas o no. Si son capaces por sí mismos de cumplir las condiciones, entonces tenemos que decir que todos los hombres pueden por su propia capacidad creer en el evangelio. Sin embargo esta postura es contraria a las Escrituras, las cuales enseñan que los hombres están muertos en pecado y por lo tanto no son capaces de cumplir ninguna de las condiciones. Si concordamos con la enseñanza bíblica de que los hombres no tienen la capacidad por sí mismos de cumplir las condiciones para obtener la redención eterna, entonces Dios piensa concederles o no la capacidad para cumplirlas. Si Dios piensa hacerlo, entonces ¿Por qué no lo hace? En tal caso todos los hombres serían salvos. Por otro lado, si Dios piensa no darles a todos los hombres la capacidad para creer, y sin embargo Cristo murió para dar la redención eterna a todos los hombres, entonces tenemos que Dios se encuentra exigiendo a los hombres capacidades que se ha negado a concederles. Evidentemente creer esto es una locura. Esto sería como si Dios prometiera a un muerto la capacidad de resucitar, cuando en realidad no tiene intención alguna de concederle dicho poder.

Argumento 2

La Biblia describe en una manera muy exacta a aquellos por quienes Cristo murió. Nos dice que la raza humana está dividida en dos grupos y que Cristo murió sólo por uno de ellos. Las Escrituras que enseñan que Dios divide a los hombres en dos grupos son las siguientes:

1. Mateo 25:12 y 32
2. Juan 10:14 y 26
3. Juan 17:9
4. Romanos 9:11-23
5. 1 Tesalonicenses 5:9

Aprendemos que existen aquellos a quienes Dios ama y aquellos a quienes odia, aquellos que conoce y aquellos que no conoce. Otras Escrituras dejan claro que Cristo murió sólo por uno de estos dos grupos. Nos dicen que murió por:

1. Su pueblo: Mateo 1:21
2. Sus ovejas: Juan 10:11,14
3. Su Iglesia: Hechos 20:28
4. Sus elegidos: Romanos 8:32-34
5. Sus hijos: Hebreos 2:13

De esto podemos concluir que Cristo no murió por aquellos que no son su pueblo o sus ovejas o su Iglesia. Por lo tanto no pudo haber muerto por todos los hombres.

Argumento 3

No deberíamos describir la salvación de una forma diferente a como la Biblia lo hace. Y la Biblia no dice en ningún lugar que Cristo muriera por “todos los hombres”, o por “cada hombre” sin excepción. Es cierto que la Biblia dice que “Cristo se dio a sí mismo en rescate por todos” (1Tim2:6), pero no se puede demostrar que esto signifique más que “todas sus ovejas” o “todos sus elegidos”. Si uno examina cuidadosamente cada texto en donde aparece la palabra “todos” fijándose en el contexto, entonces se dará cuenta de que la Escritura no enseña en ningún lugar que Cristo murió por cada hombre sin excepción. (Más bien enseña que fue sin distinción de su lugar de nacimiento, es decir, que la promesa de salvación alcanza a todas las naciones, pueblos y lenguas, no exclusivamente a los judíos. De la misma manera que no todos los judíos fueron salvos, asi también, no todos los gentiles lo son)

 Extracto del libro: la muerte de la muerte por la muerte de Cristo, de John Owen